No siempre la primera impresión puede ser acertada, pero puede influir hasta el punto de predisponer al técnico de selección, de una u otra forma, ante el entrevistado. La primera impresión es importante, y lo hemos de saber… y utilizarla a nuestro favor.
La primera impresión nos permite confiar o no en esa persona. En el campo de la selección de personal, permite al seleccionador confiar o no en que esa persona pueda hacer bien el trabajo, o sea, si es competente o no para ese puesto de trabajo.
La primera impresión, es instintiva, pero, a la vez, recoge datos que se mezclan con los datos que tenemos, para poder formarnos una idea de esa persona.
Es por eso la importancia de siempre ir preparado, bien presentado y haber practicado posibles escenarios y posibles preguntas del entrevistador, además de cuidar todos los detalles, hora de llegada, presentación personal, hoja de vida impecable, entre los principales factores a ser tomados en cuenta.